16 DÍA: NO BUSQUES LA FELICIDAD FUERA DE TI.

Ayer te hable del Alma pues allí es donde está tu amor y felicidad.

Te explicaré un cuento:

Cuenta la leyenda que un día se reunieron los dioses y decidieron regalar al ser humano, el sentimiento de amor y felicidad.

Pero tenían un dilema. Decían que sí lo entregaban tal cual el ser humano haría mal huso de ello.

Así decidieron esconderlo para que su búsqueda diera el aprendizaje y lo llegaran a  valorar.

Algunos Dioses dijeron el de esconderlo en el interior de la Tierra, otro en el fondo del mar. Otro dijo en las montañas más altas y otros en los ríos más profundos.
Después de observar varios sitios, sin éxito, ya que sugerían que al ser humano le  sería muy fácil encontrarlo y no valorarían.

Un dios más inferior se le ocurrió, esconderla dentro del hombre mismo, ya que seguro que el ser humano nunca buscaría allí.
Así fue como decidieron, guardarlo en el interior del alma.

Pues el ser humano sólo lo encontraría si se conectaba con ella.

Y desde la noche de los tiempos, dice la leyenda, que el hombre ha recorrido la tierra, ha bajado a los océanos, ha subido a las montañas buscando fuera de sí, el amor y la felicidad.

Sin darse cuenta que todo el tiempo el amor y la felicidad,  la  lleva siempre en su interior.
Pues así es cuando te conectas con tu Alma es cuando surge el sentimiento puro de amor y felicidad.

En el día de ayer te enseñe como conectar con tu Alma, con serenidad y paz.
Hoy vamos a seguir con ello.

Y conectaremos con la fuente Universal de Amor y Felicidad.
Tomate un  momento para ti y escucha este audio, que te envió.

Estoy convencida de que tu tacita de porcelana poco a poco va llenándose de este sentimiento de amor y felicidad. 
No te olvides de los pasos de los días anteriores pues todo va en la misma línea de trabajo, si eres capaz de ir asimilándolo y practicando, al llegar a los 21 días ya será un hábito en tu vida el amor y la felicidad.
Te lo mereces.

Que tengas un feliz y amoroso día.

Recibe mi energía de amor.

Tu terapeuta del Alma.

Deja un comentario