OTRO FIN DE SEMANA LLENO DE FELICIDAD Y AMOR

Este fin de semana fue un fin de semana que siempre llevare en mi corazón.

Voy a explicaros un poco nuestro trabajo dando y recibiendo amor.

Tocaba ir a ayudar a Suzanne Powell a Madrid, lo hacemos solidariamente y con mucho amor.

En Madrid hay personas extraordinarias, bellas por fuera y por dentro y nos reunimos con muchísimos amigos los cuales llevare siempre en mi corazón.

Mientras que Suzanne Powell realiza el curso se puede observar a las personas tan atentas a sus explicaciones, que irradian una energía de felicidad.

Después durante los resets podemos comprobar como a las personas se les cambia la cara, parecen que llegan como melancólicas, tristes o asustadas  y después de los resets salen felices y armoniosas.

Y en nuestros pocos ratos libres en nuestras comidas o cenas juntos, podemos compartir entre compañeros esa energía de amor que parece que llega desde el Universo a nosotros y la amplificamos para poder compartir con todos los alumnos Zen.

A Rafael y a mi nos acogieron, en el hogar de Carlos y Maria, unas personas maravillosas, nuestro encuentro con ellos fue como reencontrarnos como hermanos de otra vida pasada al volver a sentir ese amor tan especial.

Ellos nos recibieron en su preciosa casa de hadas, si digo de hadas porque Maria es un hada, y su pareja Carlos es el gnomo organizador, es una pareja especial uno al otro se complementan y se expanden, tienen dos hijos maravillosos y su fortaleza es un castillo de hadas de amor.

SIEMPRE OS LLEVAREMOS EN NUESTRO CORAZÓN.

El final de fiesta del Curso Zen fue maravilloso, tuvimos cuencos tibetanos, Maria nos deleito con su música, un canto de los indios hopi, una música de flauta Irlandesa y hasta tuvimos un mago,  que nos impresiono con sus trucos.

TODO UN GOZO DE ENERGÍA, PAZ Y AMOR.

Tambien os informo que el Universo nos ayuda a través de Suzanne Powell y todas las maravillosas personas, en este caso del último curso zen en Madrid, a contribuir en la labor de ayudar que llevamos a cabo todos los viernes para que nadie se quede sin su cena, un plato caliente y bocadillo.

ES FANTÁSTICO CUANDO LA ENERGÍA SE MUEVE CON TANTO AMOR, TODAS LAS COSAS SE PONEN  EN SU SITIO COMO SI FUERA UN PUZLE QUE SE ESTUVIERA MONTANDO Y NO LENTAMENTE SI NO MUY RAPIDAMENTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies información

ACEPTAR
Aviso de cookies